RECOMPENSAS Y CASTIGOS

La reflexión de hoy es sobre la forma como enseñamos a nuestros hijos utilizando las consecuencias para reforzar sus conductas. Siempre le digo a los padres que este tema es tan concreto como la matemática, debemos pensar en una formula sencilla: Conducta positiva igual a consecuencia positiva, conducta negativa igual a consecuencia negativa.

 

 

Anteriormente habíamos hablado de las formas de aprendizaje, una de estas formas es la de consecuencias donde aprendemos a partir de un estimulo que encontramos en el medio o por parte de alguien. De esta forma construimos una experiencia significativa que permite que en el futuro no caigamos en el mismo error.

 

 

La propuesta es reforzar siempre a los niños, pero este reforzamiento debe ser acorde a lo que esperamos conseguir. Si mi hijo tiene una pataleta y yo le doy lo que el quiere conseguir con la pataleta estoy reforzando la conducta y estableciendo dentro de su comportamiento una forma de solicitar algo o de pedir.

 

 

En muchas ocasiones llegan los padres al consultorio solicitando ayuda para manejar las conductas de pataleta, cuando se indaga sobre éstas, se evidencia que son reforzadas de forma equivocada. Dicen los padres: -pero es que llora muy duro y no aguanto el llanto, pero todas las personas me estaban mirando y accedí a su petición por pena social, las personas pueden decir que soy mala madre si lo dejo llorar-. Entiendo que cuando nuestro hijo llora sentimos que el llanto retumba en nuestra cabeza, pero estamos hablando de algo muy importante, su futuro y como sea reforzado hoy, cambia definitivamente su proceso de aprendizaje, debemos reforzar utilizando la operación de más igual a más y menos igual a menos, esto garantiza que se de una pauta de refuerzo adecuada que permita el desarrollo conductual funcional en nuestros hijos.

 

 

Les recomiendo tener en cuenta:

 

1. No compre las conductas de sus hijos: Reforzar no es comprar, cuando refuerzo doy una consecuencia por una conducta, cuando compro hago un negocio con mi hijo para que tenga una conducta ofreciendo algo a cambio, con esto lo convierto en materialista y un excelente negociador, después de esto pensará que siempre debemos darle algo a cambio.

 

2. Refuerce siempre teniendo en cuenta la formula: si lo hace intermitente se da una confusión en el niño frente a la pauta y no desaparece la conducta negativa.

 

3. No olvide que hay conductas positivas para reforzar: A veces nos enfocamos en encontrar lo malo y se nos olvida que nuestros hijos son niños buenos que eligen en muchos momentos de su vida hacer las cosas bien, aprovechemos esto para dar refuerzo y conseguir el predominio de estas conductas.

 

 

 Articulo en Periódico:

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-opinin_pautas_de_crianza_recompensas_y_castigos-seccion-la_general-nota-69624

Visitanos tambien en

Instalado y Configurado por: www.TecDiSol.com